La NASA analiza la falla de San Andrés

Falla de San Andrés

La NASA comenzó a analizar la falla de San Andrés, ante un potencial terremoto, que pudiera ocurrir en el futuro. - Univision.com

El Laboratorio de Propulsión de la NASA en California informó

que sobrevuela la zona con nueva tecnología que pudiera prevenir movimientos peligrosos en la falla que surge en el sur de San Francisco y desemboca en la frontera con México entre el Valle

Imperial de California y Yuma, Arizona.El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) calculó el año pasado que dentro de unos años la falla de San Andrés experimentará un nuevo terremoto.Los expertos calificaron ese sismo como "el grande" que podría provocar unos 1,800 muertes y hasta 50 mil heridos, y pérdidas por unos $213 mil millones de dólares, principalmente en el sur de California.La NASA informó que montó en un avión un "radar extremadamente preciso" este fin de semana y comenzó a sobrevolar la falla geológica para conformar la imagen más precisa hasta ahora de elevaciones en la geografía de San Andrés.La parte de San Diego y Los Angeles se separa del resto de Estados Unidos continental a un ritmo de al menos dos centímetros por año.Y aunque han habido muchas leyendas respecto a una presunta separación, el Servicio Geológico considera que, si ocurre, sería tan remota que ninguna de las actuales generaciones la testificaría."El grande" se refiere más bien a una réplica de alguno de los terremotos que ha causado la falla de San Andrés en los últimos siglos, la mayoría de ellos en el fronterizo condado Imperial, en los límites con la ciudad mexicana de Mexicali.Durante los últimos 320 años, San Andrés y su principal bifurcación, la falla de San Jacinto, no han tenido una separación considerable. Según el Servicio Geológico, el siguiente reacomodo podría afectar desde Los Angeles en California hasta Phoniex en

Arizona.Para prevenir ese ajuste, la NASA reúne información con su proyecto. De acuerdo con un comunicado de la institución, la información que reuna servirá para elaborar un modelo simulado computarizado que sería capaz de pronosticar con cierta exactitud el

tiempo en que ocurriría "el grande".Los anteriores reacomodos relativos ocurrieron en 1892, 1899, 1915, 1927, 1933, 1940, 1971, 1979, 1983, 1987, 1991, 1992, 1994, 1999, 2003 y 2005. Todos con movimientos de entre 4.7 y 7.8 en la escala de Richter.