Policía registró casa del secuestrador

Las investigaciones son "preliminares", dijo Jimmy Lee, portavoz del Departamento del Alguacil del Condado de Contra Costa, al oriente de la Bahía de San Francisco, quien se negó a dar detalles sobre cuáles casos se revisan.La policía en Pittsburgh investiga si Phillip Garrido, cuya casa se ubica en la cercana población de Antioch, está relacionado con varios asesinatos no resueltos de prostitutas a comienzos de la década de 1990. La policía de Antioch indaga también otros casos abiertos, pero se negó a dar detalles.Phillip y Nancy Garrido están en prisión, como sospechosos de secuestrar a Jaycee Lee Dugard hace 18 años y de someterla a casi una vida entera de tormentos, en un decadente complejo de carpas instaladas en un traspatio.El viernes, ambos se declararon inocentes de un total de 29 cargos, incluyendo secuestro, violación y detención ilegal. Las autoridades dicen que Dugard, secuestrada en 1991 y quien tiene actualmente 29 años, tuvo dos hijas con Garrido.Garrido se volvió sospechoso de los asesinatos no resueltos de varias prostitutas en la década de 1990, lo que plantea la posibilidad de que sea también un multihomicida. Varios cadáveres de mujeres, el número exacto se desconoce, fueron arrojados cerca de un parque industrial donde Garrido trabajó en los 90.Dugard, quien tiene ahora 29 años, se reencontró el jueves con su madre, su hermana y otro pariente. Estaría en buena condición de salud, pero se sentiría culpable por haber desarrollado un vínculo emocional con Garrido, dijo su padrastro Carl Probyn. Sus dos hijos, de 11 y 15 años, permanecen con ella."Jaycee tiene sentimientos muy fuertes por este tipo. Se siente realmente como si hubiera estado casada con él", dijo Probyn, quien estaba en el lugar donde la niña fue raptada, en una parada de autobús, y ha mantenido contacto con la madre desde que descubrió que Dugard estaba viva."Hola, mamá. Tengo bebés", fueron las primeras palabras de Dugard a su madre el jueves, cuando ambas se reencontraron, reveló Probyn, quien añadió que, al parecer, la cautiva nunca reveló a sus hijas que ella había sido raptada por Garrido. Ahora, Dugard está libre, pero le esperaría un largo período de recuperación y de readaptación a la sociedad.

Dos avispadas policías de la Universidad de California en Berkeley contaron el viernes cómo iniciaron la liberación de Jaycee Lee Dugard tras casi dos décadas de cautividad cuando se tomaron con su presunto secuestrador en el recinto universitario.Phillip Garrido, que distribuía material religioso acompañado de dos

niñas, ofrecía un aspecto incoherente y mentalmente inestable, contó

Lisa Cambell.Las niñas iban vestidas con colores discretos, eran

inusualmente sumisas, tenían una palidez inusual y parecían robots que

habían ensayado lo que decían, agregó la agente. Además, a Campbell le

extrañó por qué las niñas no iban a la escuela."Había algunas

cosas de él y las niñas realmente alarmantes, que no me cayeron bien",

dijo Campbell, que con anterioridad trabajó de policía en Chicago y

como investigadora de antecedentes de la policía de Los Angeles.Por

ello, con su compañera Ally Jacobs notificaron al agente de libertad

condicional de Garrido, que le sorprendió saber que tenían dos hijas de

corta edad y ordenó al sospechoso comparecer en su oficina.El

miércoles, Garrido llegó a la oficina del agente acompañado de su

esposa, las dos niñas, y una mujer que en un principio dijo llamarse

Allissa. Resultó ser Dugard y los investigadores dijeron que Garrido

confesó haberla secuestrado en South Lake Tahoe en 1991 cuando ella

tenía 11 años.Campbell, que se ocupa de los acontecimientos

especiales en el campus de Berkeley, dijo que Garrido, de 58 años y

ambas niñas, de 11 y de 15 años, rubias y de ojos azules, vinieron por

primera vez a su oficina el lunes porque deseaban organizar un evento

relacionado con un grupo llamado "Deseo de Dios", indicando que iba a

participar el gobierno e iba a ser "realmente grande".

Jaycee Lee Dugard

fue sujeta a lo qué policía dice fue casi una vida de tormento dentro

de un complejo en el traspatio de una casa por parte de un activista

religioso con antecedentes delictivos que databa de la década de 1940.Los fiscales dicen que Dugar fue raptada en una calle de South Lake

Tahoe en 1991, iniciando su largo secuestro en el que fue violada, tuvo

dos hijos de su raptor y estuvo oculta del mundo exterior.El viernes

se volvió cada vez más claro que esta pesadilla de 18 años pudo haberse

detenido antes, al revelarse detalles que indican que las autoridades

dejaron pasar muchas oportunidades para detener al supuesto raptor.Los

vecinos se quejaron ante la policía de que un delincuente y psicópata

sexual vivía entre ellos y estaban alarmados por el hecho de que

Phillip Garrido alojara unas niñas en carpas en su traspatio. Un agente

se presentó para investigar, pero nunca pasó más allá del porche

delantero.Los oficiales que supervisan a los delincuentes bajo

libertad condicional, como era el caso de Garrido, se presentaron

también en la casa, pero no tuvieron ningún presentimiento de que su

patio trasero era en realidad un laberinto de carpas, cobertizos y

construcciones caseras que constituían una prisión virtual para Dugard

y sus hijas. Ellos ni siquiera sabían que él tenía menores de edad en

la propiedad.Garrido también portaba una pulsera en el tobillo

de geolocalización que rastreaba cada uno de sus movimientos, como

resultado de varios fallos de culpabilidad en delitos sexuales que lo

enviaron lejos, a Leavenworth, por un período de 50 años, sólo para ser

liberado bajo palabra después de 10 años."¿Por qué estaba

libre?", dijo Dan DeMaranville, quien investigó a Garrido en relación

con el caso de una violación en Nevada en la década de 1970. "¿Si él

está en libertad condicional vitalicia, dónde estaba su supervisor de

libertad provisional? El tipo era un enfermo y debió haber sido

castrado antes de que fuera puesto en libertad bajo palabra", agregó.La

oficina del alguacil reconoció que dejó pasar una oportunidad de

arrestar a Garrido en 2006, después de conocer la queja de un vecino

sobre la presencia de niñas en el patio trasero."Dejamos pasar una

oportunidad de ponerle fin antes a esta situación", admitió el alguacil

del condado de Contra Costa, Warren E. Rupf. "Yo no puedo cambiar la

dirección de los hechos, pero nos recriminamos por esto y lo seguimos

haciendo"."Debimos haber sido más inquisitivos, más curiosos y voltear

una piedra o dos", agregó.Garrido y su esposa se declararon

inocentes el viernes de un total de 29 cargos, incluyendo secuestro por

la fuerza, violación y privación ilegal de la libertad.Phillip Garrido

lució estoico y frío durante la breve audiencia de acusación. Su esposa

lloró e inclinó su cabeza entre sus manos varias veces.

Phillip Garrido,

el hombre acusado de secuestrar a una niña de 11 años y de mantenerla

oculta durante casi dos décadas en el jardín de su casa compareció el

viernes ante la justicia. Simultáneamente la familia de la víctima se

reunía con su hija y los dos niños que ésta tuvo con su supuesto

secuestrador.Jaycee Lee Dugard, que tenía 11 años cuando fue raptada en una calle de

South Lake Tahoe en 1991, fue mantenida oculta tras una serie de cercos

y carpas, e incluso dio a luz a los hijos de su supuesto secuestrador

en el jardín suburbano a unas 200 millas (320 kilómetros) de su hogar.La niña fue llevada a la casa y recluida del mundo en ese jardín

secreto, dijeron los investigadores. Su secuestrador, agregaron, la

violó y tuvo dos hijos con ella, el primero cuando Jaycee tenía unos 14

años. Esas niñas, que ahora tienen 11 y 15 años, también fueron

mantenidas ocultas en el compuesto detrás del hogar en Antioch."Ninguna de las niñas ha ido jamás a la escuela, nunca han visto a un

médico", dijo el vicealguacil de El Dorado, Fred Kollar. "Fueron

mantenidas en completo aislamiento en este complejo".En una entrevista con NBC, ABC y CBS el viernes por la mañana, el

padrastro de Dugard dijo que lo que más le sorprendió a su esposa fue

que Jaycee Lee luce muy joven, casi como cuando fue secuestrada.Garrido, de 58 años, está detenido e investigado por varios cargos de

secuestro y abuso sexual. Las autoridades dijeron que su esposa de 54

años, Nancy Garrido, estaba con él durante el secuestro en South Lake

Tahoe y también fue arrestada.Garrido, un delincuente sexual convicto, había pasado 12 años en

prisión por abusar sexualmente a una mujer en Nevada en 1976. Estaba en

libertad condicional bajo palabra desde 1988.Por su parte, el padrastro de Dugard, Carl Probyn, de 60 años, quien

vio cuando arrebataban a la niña y durante mucho tiempo fue sospechoso,

dijo que el episodio "arruinó mi matrimonio"."He vivido un infierno; fui sospechoso hasta ayer", dijo Probyn a la Associated Press en su hogar en Orange, California.Los detalles de su cautiverio emergieron después de que Jaycee Lee,

ahora de 29 años, se presentó en una estación de policía en el norte de

California, casi dos décadas después de desaparecer de su casa.La policía señaló que Garrido la tuvo todo ese tiempo virtualmente como

una esclava sexual, oculta del mundo exterior en tiendas de campaña y

cobertizos en su patio trasero en el suburbio de Antioch, con varias

cercas para impedir que escapara.En el lugar había electricidad tomada por medio de cables, un retrete

rudimentario, regadera rudimentaria, "como si estuvieran acampando",

señaló Kollar.Autoridades de la prisión dijeron que Garrido reconoció haber cometido

el secuestro luego de reunirse con el funcionario a cargo de supervisar

su libertad condicional. Llevó a Jaycee Lee y a las dos niñas, de 11 y

15 años, a la reunión.Garrido estaba en libertad condicional de por vida y su arresto suscita

preguntas sobre qué tan bien son supervisados los que se encuentran en

esta condición.Pero Kollar dijo que un funcionario que había visitado la casa de

Garrido anteriormente nunca notó nada inusual. El complejo estaba bien

ocultado por arbustos, botes de basura y una lona.Jaycee Lee presentaba buena salud cuando llegó a la estación de policía

del área de la Bahía de San Francisco. Se reunió el jueves con su

madre, quien estaba llena de alegría por saber que había terminado la

dura experiencia y que la hija que temía estaba muerta se encontraba

viva y bien.Funcionarios de correccionales de California dijeron que llamaron a

Garrido el miércoles para interrogarlo luego de recibir un reporte de

que fue visto con dos niños pequeños en la Universidad de California,

en el plantel de Berkeley."El concienzudo interrogatorio y seguimiento por parte del agente de

libertad condicional a su cargo llevó a que Garrido revelara su

secuestro de la mujer adulta", dijo el departamento en un comunicado.

"Garrido reveló además que ella era Jaycee Lee Dugard, y él era el

padre de los niños".Una casa en la ciudad de Antioch fue acordonada por la policía con

cinta mientras era revisada por agentes del FBI y del departamento del

alguacil del condado de El Dorado.La vecina Helen Boyer, de 78 años, describió a los Garrido como

agradables y amigables, y dijo que cuidaban de la madre anciana de

Phillip Garrido.Phillip y Nancy Garrido encaran múltiples cargos de secuestro para

cometer violación y se les impuso una fianza de un millón de dólares a

cada uno.

Phillip y Nancy Garrido se encuentran bajo la custodia de las autoridades luego de revelar que Jaycee Lee Dugard, quien fue secuestrada en 1991, había estado viviendo en el patio de su residencia en California por los últimos 18 años.Allí Jaycee Lee, quien es ahora una mujer de 29 años de edad, salió embarazada y dio a luz a dos hijas de Garrido.Agosto de 1988: Phillip Garrido fue salió de prisión bajo la condición de libertad condicionada de por vida, luego de haber recibido una sentencia de 50 años por abusar sexualmente a una mujer en Nevada en 1976.Al momento de su liberación, Garrido sólo había cumplido 12 años en la cárcel.10 de junio de 1991: Jaycee Lee Dugard desapareció cerca de su casa en California, en la ciudad de South Lake Tahoe, cerca de la frontera estatal con Nevada.Las autoridades confiscaron esta semana un automóvil estacionado en la casa de Garrido, que supuestamente fue el mismo que éste utilizó hace 18 años para secuestrar a la niña.Carl Probyn, de 60 años, el padrastro de la menor, dijo que él vio cuando la pequeña de 11 años caminaba desde casa hacia la parada del autobús escolar, cunado un vehículo color gris se acercó.Probyn contó que la niña fue arrastrada y ella, gritando y pateando, fue forzada hacia el interior del vehículo, que según éste tenía a bordo a un hombre y una mujer. Durante mucho tiempo, él fue considerado como sospechoso.Junio de 1991: El caso sobre la desaparición de Jaycee Lee cobró interés nacional cuando apareció en el programa televisivo America's Most Wanted, que se especializa en buscar a fugitivos de la justicia y a solucionar casos pendientes. En ese momento se intensificó la búsqueda por la niña desaparecida.24 de agosto de 1991: Dos sospechosos fueron interrogados en Ceres, California; pero las autoridades encontraron que éstos no estaban relacionados a la desaparición de Jaycee Lee.10 de junio de 1992: Al conmemorarse el primer aniversario de la desaparición de Jaycee Lee, se efectuó una vigilia en su nombre.A pesar de que el caso permaneció abierto, y durante los años siguientes, sus parientes y amigos enviaron por correo millones de fotos de ella a todo el país, nunca se supo ningún detalle sobre su desaparición.Junio de 1999: El manejo de la libertad condicionada de Garrido fue transferida de Nevada a California.10 de junio de 2001: Se llevó a cabo una marcha para conmemorar el décimo aniversario de la desaparición de Jaycee Lee.Junio de 2002: La residencia de un ex sacerdote en Truckee fue requisada por las autoridades, supuestamente para buscar evidencia relacionada a la desaparición de Jaycee Lee; sin embargo, no se pudo establecer un nexo al caso.Abril de 2008: Garrido registró una firma deniminada El Deseo de Dios (God's Desire), a la dirección de su casa en Antioch, a unas 170 millas (274 kilómetros) de South Lake Tahoe, donde vivía Jaycee Lee.25 de agosto de 2009: La policía encontró a Garrido repartiendo literatura religiosa en el recinto de Berkeley de la Universidad de California. Garrido estaba acompañado de dos menores de edad; y las autoridades le ordenaron que se reportara ante el oficial que manejaba su caso de libertad condicionada.26 de agosto de 2009: Garrido, su esposa Nancy, Jaycee Lee, y dos niñas se presentaron a la entrevista. Allí se descubrió la identidad de Jaycee Lee. Más tarde habló con su madre por teléfono, que de inmediato se convenció que se trataba de su hija desaparecida.27 de agosto de 2009: Después de 18 años, Jaycee Lee finalmente se reencontró con su madre.